Cómo gestionar proyectos empresariales

La gestión de proyectos es clave en la administración de las empresas modernas. Te explicamos en qué consiste, cuáles son sus fases y qué metodologías se aplican para facilitar el flujo de trabajo.

Los proyectos están ganando protagonismo en la administración de empresas ya que permiten responder con mayor rapidez y flexibilidad ante los cambios del mercado y brindar a los clientes un producto o servicio único. Una adecuada gestión de proyectos permite trabajar de manera más eficiente, garantiza el cumplimiento de los plazos y anticipa posibles problemas ciñéndose al presupuesto.

¿Qué es la gestión de proyectos?

La gestión de proyectos es un conjunto de metodologías de gestión que se usan para planificar y dirigir los procesos y tareas de un proyecto empresarial de inicio a fin. Esa planificación estratégica depende de diferentes variables, desde la complejidad de las tareas hasta su importancia dentro de la organización o su escalabilidad.

Existen distintas metodologías de gestión de proyectos. La metodología secuencial tradicional, es una de las más conocidas y en ella se enmarcan los modelos Critical Path Method (CPM) y Critical Chain Project Management (CCPM). Sin embargo, existen otras metodologías basadas en el proceso como Lean Manufacturing y Six Sigma, y otras centradas en la gestión de riesgos en proyectos, como Event Chain Methodology. Dependiendo del tipo de proyecto que se esté o se vaya a gestionar será más recomendable usar una herramienta u otra.

Descubre las fases más importantes para la correcta gestión de proyectos empresariales

¿Cuáles son las fases de la gestión de proyectos?

  1. Análisis de la viabilidad del proyecto. Se valora si es conveniente emprender el proyecto considerando la inversión necesaria, tanto en términos de tiempo como de recursos humanos y económicos. También se analizan los riesgos potenciales y la viabilidad de los plazos propuestos.
  2. Planificación de las tareas. Se especifican las tareas y recursos necesarios para realizar el proyecto, lo cual permite formarse una idea más clara de su alcance y evitar retrasos. Se elige además el programa de gestión de proyectos que se utilizará y la metodología a implementar.
  3. Ejecución del proyecto. Se asignan las tareas planificadas y se distribuyen los recursos necesarios poniendo en marcha el proyecto y estableciendo un entorno de trabajo que garantice un flujo eficiente de información.
  4. Seguimiento del proyecto. Se comprueba que todo marche según el plan, que se cumplen los plazos de entrega y se respeta el presupuesto. También se gestionan las incidencias y, si es necesario, se reevalúa la planificación original para incluir cambios.
  5. Cierre del proyecto. En esta última fase de la gestión de proyectos se comprueba la calidad antes de la entrega final y se analizan los errores y problemas con el fin de evitarlos en el futuro. También se valora la diferencia entre las estimaciones iniciales y los resultados obtenidos con el objetivo de realizar una planificación más precisa en los próximos proyectos.

Si quieres seguir profundizando en la gestión empresarial y de proyectos, nuestro Máster en Dirección General y Planificación Estratégica te brindará todas las herramientas para la gestión de proyectos y para la administración empresarial que necesitas. Accede al máster que se imparta de acuerdo a tus necesidades:

Por otro lado, si lo que estás buscando es cursar un MBA, echa un vistazo a nuestras titulaciones de Empresa y Management.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO


VEN A CONOCERNOS MEJOR
Concierta una cita para visitar nuestras sedes

llámanos al
900 101 483

síguenos en