Cómo escribir una carta de presentación laboral

En ESERP no solo queremos ayudarte en tu periodo de formación, sino que también queremos asesorarte para que tu andadura en el mundo empresarial sea un poco más sencilla de lo habitual. De ahí que anteriormente te hayamos dado consejos para realizar una entrevista de trabajo por Skype o para preparar un elevator pitch y que hoy te ayudemos a escribir una carta de presentación para una oferta laboral.

Y es que este documento puede hacer que muchos empleadores se decidan por ti en vez de por otros candidatos que también opten al puesto. Por eso hay que prestarle toda la atención que merece.

Cómo empezar una carta de presentación

En primer lugar, si quieres llamar la atención de la empresa en cuestión, debes demostrarle que tienes interés por el puesto en sí. No es nada recomendable que hagas una carta general de carácter general que te valga para cualquier compañía de manera estándar.

Como consejos, no se trata de resumir tu excelente currículum, ni mucho menos. Debes ampliar este documento con hechos concretos que hagan que el receptor de la carta se muestre interesado en ti (si conseguiste un % de aumento en ventas o si has llevado varias cuentas de clientes con éxito, por ejemplo).

Ponte siempre en el lugar del que va a leer la carta y piensa qué hechos o cualidades podrían gustarle y llegar a llamarle la atención y, en base a eso, redacta este contenido.

Además, empieza tu carta de presentación realizando una investigación profunda de la empresa y su sector, algo que no te llevará mucho tiempo y que puede tener un impacto muy positivo en el reclutador. Si realmente consigues plasmar de manera concisa un conocimiento avanzado de la marca y su ámbito de trabajo tendrás muchas posibilidades de que quieran conocerte.

Tipos de carta de presentación laboral o “Cover letter”

Cuando vas a comenzar a elaborar tu carta de presentación laboral debes tener en cuenta que tipo de carta tienes que realizar. Existen dos tipos de candidaturas a las que te puedes enfrentar, por un lado una candidatura en respuesta a una oferta de empleo y, por otro lado, una presentación de autocandidatura. ¿En qué se diferencian? Te lo contamos:

  • Respuesta a una oferta de trabajo. Es la situación más habitual, se adjunta al curriculum y se realiza para ser incluido en un proceso de selección concreto. Como consejo, puedes utilizar la información que se ofrece en la oferta de trabajo para personalizarla. Con ella, entras a formar parte de los candidatos al puesto con lo que debes aprovechar para diferenciarte de ellos, llamar la atención del reclutador por tus habilidades o conocimientos.
  • Carta de presentación autocandidatura. Utiliza este recurso cuando tengas el deseo de entrar en los procesos de selección de una determinada empresa. Con éste gesto, demuestras al reclutador tu interés por su organización, aprovecha para dejarle claro las ganas que tienes de trabajar para ellos.

En ambos casos, debes tener en cuenta que la carta de presentación laboral debe ser concisa, sencilla pero de impacto. Aprovecha ese espacio para suscitar el interés del que la lee. En ESERP valoramos mucho las habilidades comunicativas de nuestros alumnos y en todos nuestros ciclos formativos ayudamos a potenciar sus capacidades de expresión escrita y oral, tan importantes para su futuro laboral.

¿Qué apartados debe tener una carta de presentación laboral?

Infórmate sobre el puesto y qué ha hecho la entidad últimamente, en qué proyectos han estado trabajando en las últimas semanas, explícales qué es lo que te ha motivado de su oferta, qué te atrae de trabajar con ellos…

En definitiva, el primer párrafo (o los dos primeros incluso) tiene que ser atrayente y diferencial. Se trata de que sigan leyendo, por lo que debes hacer mucho hincapié en esta parte y debe estar cuidada y medida hasta el último detalle.

A continuación, debes “venderte”, es decir, explicar brevemente tus cualidades, a qué aspiras en la empresa, qué puestos puedes llegar a desarrollar con solvencia y buenos resultados, en qué ramas te encuentras más interesado…

Cuida la redacción y las normas gramaticales

Ni que decir tiene que la ortografía deberá estar cuidada y que las formas deben ser siempre las correctas. Espacia los párrafos y no quieras explicar todas tus bondades en tan solo dos líneas.

Sé claro y no escribas frases vacías de contenido. No tiene sentido rellenar un espacio si en el fondo no vas a aportar contenido de valor. Y recuerda, lo bueno, si breve, dos veces bueno. Por ello, no te extiendas más allá de una cara de un folio o perderás la atención del empleador.

 Otros detalles de una carta de presentación laboral

Nunca no te despidas sin agradecer al empleador su tiempo en leer la carta de presentación. No te olvides de que el tiempo vale oro y que el hecho de que alguien dedique cinco minutos a leer tu presentación siempre es valorable.

También es importante en este punto invitar al empleador a que realice contigo una entrevista personalizada. Demostrar iniciativa no es resultar cargante ni pesado, simplemente es manifestar disposición por incorporarte de inmediato a su plantilla de trabajo.

En este sentido, si estás buscando trabajo, accede a la plataforma de empleo para alumnos de ESERP y con estos sencillos consejos sobre como escribir tu carta de presentación, te resultará una tarea mucho más fácil y accesible.

Sin embargo, si estás interesado en el sector de los Recursos Humanos, en ESERP tenemos una amplia oferta de formación en este ámbito de gran proyección laboral. Echa un vistazo a nuestros Másterers de Recursos Humanos con los que te especializarás en Dirección de Recursos Humanos, en Gestión de Personas o de Responsabilidad Social Corporativa, no te arrepentirás.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO


llámanos al
900 101 483

¿TIENES DUDAS O QUIERES VISITARNOS?
Contacta con nosotros

síguenos en