Comunicación no verbal en una entrevista de trabajo

En una entrevista de trabajo es muy importante estudiar y responder lo más acertadamente posible a las preguntas del entrevistador, pero no solo se van a fijar en tus palabras. El lenguaje no verbal es tan o incluso más importante que las respuestas orales, ya que los entrevistadores pueden leer en tus gestos mucho más de lo que quieres mostrar voluntariamente: si tus respuestas a las preguntas psicológicas no corresponden con tu lenguaje gestual no resultarán creíbles.

El lenguaje no verbal en la entrevista de trabajo

El lenguaje no verbal es todo aquello que transmite sin palabras: los gestos, la imagen personal, las posturas personales, la mirada, las expresiones, el tono de voz, la utilización del espacio, el timbre, el uso de silencios, el volumen y la fluidez del habla. Todos estos son controlables y podemos dominarlos entrenando algunas técnicas de comunicación no verbal.

En ocasiones nuestro lenguaje corporal nos traiciona expresando inseguridad o contradiciendo, con nuestros gestos, aquello que expresan nuestras palabras. Dominar tu comunicación no verbal es imprescindible.

En una entrevista de trabajo, lo más frecuente es que alguno de los entrevistadores esté especializado en materias de psicología y comportamiento, y técnicas de comunicación no verbal.

Por ello, tu lenguaje no verbal es algo que va a observar detenidamente. Los nervios, la falta de preparación, la ansiedad por conseguir el trabajo… traicionan y engañan nuestra voluntad, haciéndonos incurrir en errores que debemos controlar.

Consejos para tu entrevista de trabajo

El control de todo tu sistema de comunicación no verbal es arduo y requiere de un entrenamiento prolongado. Sin embargo, puedes comenzar practicando unos cuantos consejos y actitudes a llevar a cabo durante tu entrevista.

Aparecen de forma imperceptible y, si nos los dijesen, aseguraríamos con total convicción que no hemos hecho ninguna de estas cosas. Estaríamos convencidos de que no han ocurrido, pues nuestro consciente es incapaz de captarlos.

  1. Adecúa tu imagen a la imagen de la empresa. Debes intentar adecuarte a su imagen corporativa y evitar transmitir otras ideas distintas mediante tu atuendo: evitar símbolos, cuidar la higiene personal, no llevar perfumes excesivos o no maquillarse demasiado.
  2. Establece un contacto visual directo con el entrevistador.
  3. Evita gestos que transmitan rechazo o inseguridad, como cruzar los brazos, realizar tics nerviosos o saludar sin firmeza al dar la mano.
  4. Mantén una postura corporal correcta: espalda erguida y mirada al frente.
  5. Escoge un tono y volumen de voz adecuado: hablar demasiado bajo o rápido puede denotar nerviosismo e inseguridad. Nuestro objetivo es demostrar lo contrario.

Controla el lenguaje no verbal: los tics de comportamiento involuntario

  • Morderse los labios.
  • Desviar la mirada.
  • Tocarse la oreja reiterada o compulsivamente.
  • Esconder las manos.
  • Cerrar los ojos.

Algunas señales de que estamos nerviosos se manifiestan físicamente y de forma involuntaria:

  • Sudor en las manos e incluso en el rostro.
  • Boca seca.
  • Picores.
  • Ganas de estornudar.
  • Taquicardia y arritmias.
  • Insuficiencia respiratoria.
  • Enrojecimiento de la piel.

Para controlarlas, la mejor opción es respirar hondo y tranquilizarnos.

Comportamiento en una entrevista de trabajo

Tener una buena comunicación no verbal delante del entrevistador no es algo sencillo, pues influye la personalidad de la persona. Por ejemplo, una personalidad que puede ser sensible, tímida, autoexigente, perfeccionista… No tiene por qué ser siempre un indicativo de inseguridad, aunque también puede suponer este rasgo. Muy frecuentemente, esa será la conclusión más habitual del entrevistador ante estos comportamientos, junto a la falta de veracidad de nuestras respuestas o afirmaciones.

A veces, solo es relajarse, pero, en ciertos casos, se hace necesaria una ayuda psicológica o la asistencia a programas de coaching especializados. La ingesta de medicamentos ansiolíticos o de tranquilizantes no suele ser la mejor opción, y solo debe ser utilizada en casos prescritos y muy específicos, de problemas del comportamiento y conductuales.

El control de la comunicación no verbal es un arte y para dominarlo por completo es necesario estudiarlo a fondo en diversos cursos destinados a este fin. Domina tu entrevista y consigue el trabajo que deseas.

En el siguiente artículo podrás ver los diez errores más frecuentes en una entrevista de trabajo.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO


llámanos al
900 101 483

¿TIENES DUDAS O QUIERES VISITARNOS?
Contacta con nosotros

síguenos en