Los 4 estados financieros de una empresa

¿Para qué sirven los estados financieros básicos? Te explicamos su importancia y los diferentes tipos de estados financieros de una empresa.

¿Cuáles son los 4 estados financieros básicos de una empresa?

Los estados financieros de una empresa reflejan su situación económica y patrimonial, brindando una imagen general de la misma. En estos documentos se recogen de manera fiable datos económicos relevantes para la administración, gestores, reguladores, accionistas y/o propietarios, de manera que puedan tomar decisiones estratégicas sobre el curso del negocio.

¿Para qué sirven los estados financieros?

Los estados financieros son un requisito legal que se exige a las empresas, las cuales deben presentarlos ante la administración pública anualmente. También son útiles a nivel interno para facilitar la toma de decisiones basándose en una información económica de calidad y para analizar la evolución del negocio comparándolo con periodos precedentes.

Los estados financieros también son un indicador de transparencia, por lo que pueden mejorar la imagen de la empresa de cara a clientes y proveedores. Además, son esenciales para acceder a la financiación ya que los inversores buscan negocios con estados financieros sólidos.

Tipos de Estados Financieros de una Empresa

Tipos de estados financieros de una empresa

  1. Balance de situación. Este balance forma parte de las cuentas anuales que las empresas elaboran al término de cada ejercicio contable. Revela la situación económica y financiera del negocio en un momento determinado, incluyendo sus activos (bienes y derechos, ya sean inversiones a largo plazo, existencias, realizables y disponibles), pasivos (deudas y obligaciones exigibles a corto o largo plazo) y el patrimonio neto (fondos propios y subvenciones).
  2. Cuenta de resultados del ejercicio. Resume las operaciones de la actividad económica de la empresa durante un periodo de tiempo determinado. Permite valorar la rentabilidad del negocio y saber si se están cumpliendo los objetivos financieros ya que refleja los beneficios antes y después de aplicar los impuestos, tras restar los gastos y pérdidas a los ingresos.
  3. Estado de cambios en el patrimonio neto. Este tipo de estado financiero refleja los movimientos en las partidas que conforman el patrimonio de la empresa. Incluye el estado de ingresos y gastos reconocidos, así como los cambios ocurridos en los mismos, las variaciones que han causado los socios o propietarios y los ajustes al patrimonio debido a cambios en la aplicación de los criterios contables.
  4. Estado de flujos de efectivo. Informa sobre las variaciones del efectivo y el circulante que tiene la empresa en un periodo determinado, por lo que permite determinar su capacidad para generar efectivo, conocer el origen y destino del efectivo y estimar las necesidades de liquidez. Incluye los pagos y cobros relacionados con la actividad principal de la empresa, así como las actividades de inversión y financiación.

Si quieres seguir profundizando en la contabilidad de una empresa y labrarte una carrera en este sector, nuestro MBA en Finanzas en Barcelona y en Madrid, te permitirá adquirir los conocimientos y habilidades necesarias para dirigir el departamento financiero de cualquier tipo de empresa.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO


llámanos al
900 101 483

¿TIENES DUDAS O QUIERES VISITARNOS?
Contacta con nosotros

síguenos en