¿Qué es la metodología DISC y cómo ayuda a las empresas?

Montar tu propia empresa es relativamente fácil. Basta con que registres un nombre, establezcas el domicilio fiscal, obtengas la licencia y cuentes con algo de capital (aunque existen ayudas, si justo cojeas de dinero). Todo puede parecer maravilloso hasta que llega el momento de captar clientes. Y es que no se trata siempre de convencer a la otra persona de que tu forma de trabajo es la que le conviene o de que tus tarifas son las más competitivas, sino de hacer que ese potencial cliente se sienta comprendido y escuchado.

Desde hace ya un tiempo, la neurología y la psicología están copando diferentes sectores, como el marketing o la publicidad. Y es que, apelar a las emociones suele abrir todas las puertas. Por eso, vamos a hablarte de la metodología DISC y de cómo ayuda a las empresas.

La metodología DISC es una herramienta muy utilizada por una gran cantidad de empresas por su eficacia tanto para el desarrollo como la valoración del talento humano o, por el contrario, es utilizada para facilitar el cierre de algunas ventas.

¿Qué es la Metodología DISC?

Con unos 80 años, esta metodología fue introducida por William Marston y desde entonces ha crecido y se ha ido desarrollando. Dicha metodología ayuda a estudiar el natural comportamiento de las personas en relación con diversas situaciones.

¿Qué datos te proporciona?

DISC son las siglas de las siguientes palabras:

  • Decisión: es decir, cómo respondemos a los desafíos y retos que se nos presenten.
  • Interacción: de qué forma nos relacionamos y cómo influimos en los demás.
  • Serenidad: cuál es nuestra respuesta al ritmo de las cosas y los cambios.
  • Cumplimiento: cuál es la forma en que respondemos a las normas establecidas.

¿Cómo usar la metodología DISC?

Podemos usarla en diferentes situaciones.

  • Para gestionar nuestros equipos. Podemos usar los datos que obtengamos tras realizar el test para crear equipos de trabajos eficientes. También se pueden crear estrategias de gestión de equipos. Es decir, ayudar a aquellos que lo necesiten a mejorar. Así, se mejorará el ambiente de trabajo.
  • Para seleccionar candidatos. A las empresas les interesa crear plantillas en las que los profesionales tengan personalidades que beneficien la labor que cada persona deberá llevar a cabo. Es decir, hay tareas en las que se necesita un tipo de perfil u otro.
  • Para conseguir ventas. Si obtenemos la información suficiente sobre nuestros clientes, es decir, identificamos el perfil de estos, podremos ser capaces de realizar una comunicación más afectiva con ellos.

Pero, en este caso, deberemos trabajar con datos menos concretos que los que se suelen obtener de este test, pero lo importante es poder trabajar con algún tipo de datos.

La metodología DISC, toda una revolución

Según estudios recientes, las personas prefieren contratar los servicios de una empresa con la que tienen buena relación y que, además, está capitaneada o su contacto con la misma es alguien con el que congenian. Por tanto, queda demostrado que las emociones, esos fenómenos psicofisiológicos que nos hacen decantarnos hacia unas personas o cosas, están por encima de la razón y la lógica a la hora de establecer una relación laboral.

De esta manera, los mensajes dirigidos al posible cliente (también cuando ya esté fidelizado) deben estar hechos a su medida, es decir, deben ser totalmente personalizados. Pues bien, la metodología DISC hace más fácil todas esas acciones, ya que dota al vendedor de las herramientas necesarias  para entender al cliente en toda su esencia y actuar en función de esa forma de ser.

Así, este método basado en el trabajo del psicólogo William Marston (1893-1947), divide en 4 los diferentes tipos de personalidades humanas, según otros tantos factores preponderantes en el comportamiento de esa persona:

  • Nivel de Decisión  [D]. Se trata de aquellas personas que toman decisiones rápidas y se preocupan más por los resultados que por la forma de alcanzarlos.
  • Nivel de Interacción  [I]. Para todos aquellos que son comunicativos, extrovertidos, optimistas.
  • Nivel de Serenidad  [S]. Son individuos que saben escuchar y tienen la capacidad de trabajar bajo mucha presión. Al contrario de los primeros, les preocupa más el cómo que los resultados.
  • Nivel de Cumplimiento [C]. Siguen las reglas y son analíticos, es decir, analizan hasta el más mínimo detalle hasta dar con la solución que mejor les parece.

En definitiva, si quieres convertirte en un profesional de grandes resultados y profundizar tus conocimientos en marketing, en ESERP te recomendamos nuestros Másters y MBAs, como el Máster en Marketing Digital & Customer Experience.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO


llámanos al
900 101 483

¿TIENES DUDAS O QUIERES VISITARNOS?
Contacta con nosotros

síguenos en