Maestro de Educación Infantil

Tan denostados algunas veces, como imprescindible en el desarrollo de los más pequeños, en este artículo os acercamos la figura del maestro de Educación Infantil. ¿Quieres saber más? Pues sigue leyendo.

Entre los 0 y los 6 años de edad, los niños comienzan a dar sus primeros pasos y a definir los primeros aspectos de su personalidad, y es en esta fase en la que el maestro de Educación Infantil se convierte en la primera figura de autoridad fuera del hogar paternal.

La primera etapa educativa de los niños es crucial para su futuro desarrollo cognitivo y motriz. Por eso, en este artículo, te contamos por qué es fundamental que estos profesionales sean capaces de afrontar esta gran responsabilidad y asentar correctamente las bases para su futuro desarrollo educativo. ¡Sigue leyendo!

¿Qué hace un maestro de Educación Infantil?

Los maestros de Educación Infantil trabajan con niños de entre 0 y 6 años, enfocándose principalmente en el segundo ciclo de esta etapa educativa (entre los 3 y 6 años), donde se preparan las bases cognitivas para su desarrollo integral a diferentes niveles: físico, intelectual, emocional, comunicativo y social. Para ello, es necesario adquirir una serie de funciones y competencias que abarcarán diferentes aspectos del desarrollo infantil.

La vocación de estos profesores consiste en el compromiso de trabajar en las capacidades de aprendizaje de cada niño de manera individualizada, para asentar las bases que permitan desarrollar sus habilidades físicas y motoras, afectivas, comunicativas, sociales y cognitivas.

Esta tarea se lleva a cabo través de una serie de juegos educativos estructurales que deben estar adaptados a las necesidades de cada uno y a cada fase de su aprendizaje. Por eso es importante que los maestros de Educación Infantil cuenten con una serie de competencias y habilidades específicas para preparar dichas actividades e impulsar el correcto desarrollo de cada niño en su primera etapa de aprendizaje.

Funciones del maestro en educación infantil y competencias

Ser profesor de educación infantil es una vocación preciosa, pero también puede ser muy sacrificada, ya que conlleva una gran responsabilidad. Por eso es necesario contar con la formación y las herramientas adecuadas para llevar a cabo este trabajo. Además, el perfil de un maestro de infantil debe basarse en una actitud respetuosa, observadora y activa, capaz de guiar y acompañar el desarrollo personal e intelectual de cada niño, prestando especial atención a sus necesidades individuales.

En especial durante el primer ciclo de la educación infantil, comprendido entre los 0 y los 3 años, su trabajo se centrará más en el desarrollo emocional y físico que en la adquisición de conocimientos, que será el objetivo del segundo ciclo. Este aprendizaje debe impartirse desde dinámicas interactivas, respetado el ritmo de cada pequeño.

Las funciones del maestro de educación infantil son:

  • Organizar el aula y los materiales para facilitar el desarrollo de las actividades con la mayor seguridad posible.
  • Organizar el tiempo de las actividades adaptándose a los diferentes ritmos y grados de atención de los alumnos, alternando el movimiento con actividades más calmadas.
  • Elaborar el material docente para organizar el día a día de las clases. Buscar y adaptar los recursos complementarios.
  • Observar el desarrollo y el modo en que se relaciona cada niño con el entorno para conocer sus capacidades individuales y detectar posibles problemas, e informar periódicamente a las familias de su evolución.
  • Enseñar la importancia del aseo personal y poner en práctica la autonomía de los niños, aprendiendo a identificar y gestionar sus emociones.
  • Implementar iniciativas que fomenten en trabajo en equipo, la colaboración y el respeto a los demás.

Independientemente de las diferentes funciones de un maestro de infantil una debe prevalecer sobre todas ellas: crear un entorno seguro y de confianza en el que los niños se sientan a gusto. A partir de ahí será más sencillo adquirir nuevos aprendizajes tanto a nivel intelectual como personal.

funciones del maestro de educación infantil

En definitiva, el compendio de las diferentes funciones que lleve a cabo en el aula un buen maestro de Educación Infantil deben conducir a crear un entorno en el que los niños puedan desarrollar sus capacidades, y asentar correctamente las bases para la futura adquisición de conocimientos.

En ESERP somos conscientes de que estos primeros pasos en la educación de un niño son fundamentales, por eso ponemos a tu alcance nuestro Grado en Educación Infantil, a través del cual podrás adquirir las capacidades y competencias necesarias para fomentar el correcto desarrollo de los más pequeños.  De modo que, si no tienes claro qué estudiar para ser profesor de infantil y cual es el mejor modo de desarrollar tus competencias en este campo, has venido al sitio indicado.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO


llámanos al
900 101 483

O escríbenos aquí

síguenos en