Marketing sensorial

El marketing sensorial se ocupa de trabajar las emociones del comprador. Cuando el recuerdo de un olor o una sensación atraviesan tu mente de manera agradable, se presenta la voluntad de querer regresar al lugar donde se experimentaron esas sensaciones.

Impactar a los sentidos del consumidor es una forma de despertar sus deseos y necesidades. El marketing sensorial es aquel que mediante los 5 sentidos consigue crear experiencias sensoriales capaces de convertir el acto de comprar en una experiencia agradable y relajante. Un ejemplo, es el marketing olfativo el cual impacta a través de los olores.

Las personas somos una conjunción de emociones y razón. Según los expertos en psicología cada sensación está adherida a un recuerdo o a una experiencia. Por este motivo, el marketing sensorial apela a los sentidos para recrear experiencias positivas en tu subconsciente que te acompañarán durante el momento de compra.

Qué es el marketing sensorial

Mediante la mercadotecnia, también llamada marketing, se pretende convencer a un determinado comprador de que el producto que debe adquirir es de su entera necesidad.

La denominación “sensorial” hace referencia al modo con que se lleva a cabo la presentación de dichos productos. A través de nuestros cinco sentidos se pretende convencer al cliente, produciéndole un estado de confort que le anime al consumo y al regreso en el lugar donde le ofrecen dicho producto.

Se lleva a cabo un estudio donde la empresa investiga aquellas sensaciones que pueden agradar al cliente, seduciéndolo a través de la vista, el olfato, el tacto, el gusto o, incluso, el oído.

Marketing sensorial en empresas

El marketing de los sentidos consiste en crear una emoción que quede marcada en la persona. Aunque el ser humano es un ser racional, también es un ente emocional. Esto lo saben las empresas, que suelen valerse de estudios psicológicos para acercarse más a la gente.

Dentro de un establecimiento que intenta venderte algo, aunque no lo percibas a simple vista, todo está predispuesto para llamar tu atención hacia un determinado producto.

Visualmente, muchas empresas juegan con los colores con el fin de que, al salir de sus locales, recuerdes que estuviste ahí y que lo pasaste bien.

Desde la Psicología, y ahora también desde el Marketing, se sabe que el color naranja motiva el subconsciente abriéndonos el apetito, así que no dudes que vas a encontrar este color en supermercados o restaurantes.

¿Y ese hilo musical que te invita a la armonía, o aquella música que está llamando a un público joven, recordándole la fiesta y la diversión? Esto último ha servido de estrategia a la cadena de ropa Stradivarius, que se ha extendido a varios continentes.

Por el olfato también pueden ganarte. Los olores nos suelen evocar recuerdos de todo tipo. Seguramente, en tu etapa adolescente o adulta te llegó un olor que consiguió recordarte un periodo de tu infancia. De esta forma es como las tiendas Natura intentan causarte una confortable bienvenida, acompañándose de una música relajante, chill out, creándote una sensación de relajación y comodidad.

que es marketing sensorial

Incluso en el acondicionamiento de los establecimientos se pone en práctica el sentido del tacto. Esa temperatura ideal que se quiere conseguir, por ejemplo en muchos centros comerciales durante el frío invierno, invitan al público a resguardarse en ellos, animándoles así a consumir.

Para qué sirve el marketing sensorial

El uso del marketing sensorial pretende ganarse a un cliente fijo, que regrese convencido de que lo que le están ofreciendo es lo idóneo para él.

Ya no se trata tan solo de vender por vender, sino de emocionar. Desde la creación de logotipos que llamen la atención, al efecto que produce en nosotros los sonotipos, como el de inicio de Windows, y los odotipos, es decir, los aromas corporativos que usan muchas empresas, como en el caso descrito anteriormente con Natura.

Las sensaciones forman parte de los seres humanos; estas nos producen emociones, y las emociones hacen que tomemos decisiones, como la de adquirir un determinado producto. Esto lo conoce el marketing sensorial, y por eso pone en práctica a nuestros sentidos.

Ejemplos de marketing sensorial

El experto en marketing, Tim Pethick, asegura que «la razón guía, pero las emociones deciden». De esta forma, cada vez más empresas se han sumergido en el mundo de la mercadotecnia sensorial:

  1. Reebok: La famosa marca deportiva instaló máquinas sonoras en el metro para que los usuarios pudiesen jugar con los sonidos (marketing sonoro). Las personas que siguieran el patrón perfectamente ganaban un par de zapatillas Reebok.
  2. Ford: Uno de los gigantes del automóvil apostó por el marketing olfativo o el aroma marketing en su campaña «Aquí dentro también huele a nuevo». Este slogan se aplicó a la venta de coches usados apelando a la grata experiencia que supone estrenar un coche.
  3. Wimpy: Es una cadena de comida rápida que diseñó una campaña de marketing sensorial basada en el tacto y dirigida a las personas invidentes. Creo mensajes en braille con el sésamo del pan de sus hamburguesas. Una forma de comunicarse con la totalidad de su público objetivo.

Y es que el marketing sensorial está por todas partes. Podrás verlo, oírlo, olerlo y sentirlo a cada paso que des. Desde el aroma a café, hasta los colores de las campañas publicitarias. Todo está diseñado para despertar tus sentidos.

En ESERP puedes aprender más acerca de esto o de otras tantas materias que ofrecemos en nuestras titulaciones y cursos. Somos expertos en crear profesionales competentes mediante nuestra enseñanza.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO


llámanos al
900 101 483

¿TIENES DUDAS O QUIERES VISITARNOS?
Contacta con nosotros

síguenos en