Ejercicios de relajación y técnicas de concentración para estudiar

A medida que se van aproximando los exámenes, es probable que muchos estudiantes comiencen a sufrir episodios de ansiedad y de estrés. Tampoco es algo que sea extraño, ya que suele ser mucho lo que te juegas en este tipo de pruebas. Afortunadamente, hay muchas técnicas de relajación y ejercicios que puedes hacer para liberarte un poco de estas situaciones de tensión.

Los especialistas recomiendan que estos ejercicios de relajación se practiquen al menos una o dos veces al día. Son sesiones cortas, que apenas duran 10 o 15 minutos, por lo que podrás hacerlo sin problemas. Estas técnicas de relajación las puedes poner en práctica antes de comenzar a estudiar, después de comer, antes de dormir, etc.

Para llevar a cabo estos ejercicios de relajación, lo ideal sería contar con un lugar tranquilo y silencioso. Puede ser en casa o al aire libre, sin que haya ningún tipo de distracciones a nuestro alrededor. Sencillamente, debemos concentrarnos en el ejercicio para que este sea lo más productivo posible.

Ejercicios de relajación y técnicas de concentración para estudiar

Los ejercicios y las técnicas de relajación tienen múltiples beneficios para la atención y la concentración de los estudiantes en época de exámenes, donde la tensión se palpa en el ambiente. Siempre que aumenta el estrés de cualquier persona, se reduce la sincronización de los dos hemisferios, por este motivo, es recomendable realizar determinados métodos que ayuden a mejorar su funcionamiento global. Esto es vital para conseguir un buen sistema de estudio y para la concentración del alumno.

Técnicas concentración para estudiar

La relajación en sí misma es un estado natural, por esta razón, si aprendes a estar más tranquilo en tu día a día y con tus hábitos de estudio, serás capaz de manejar más información y de retenerla de una manera mucho más fluida, sin necesidad de un gran esfuerzo. Todos estamos expuestos al estrés, eso está claro, pero la clave es aprender a manejarlo para lograr una vida mucho más placentera, donde la armonía y bienestar te beneficiarán notablemente.

Antes de ponerte a estudiar se recomienda respirar profundamente ¿por qué motivo? Porque con la respiración, al volverse más profunda, se inhala mayor cantidad de oxígeno, fundamental para liberar los problemas y reducir el estrés, así estarás más despejado para estudiar. En Internet hay muchos ejercicios de respiración que puedes poner en práctica y que te van a ayudar a aliviar el estrés.

Si repites este proceso al menos dos veces al día durante 10 – 15 minutos, lograrás establecer una rutina con la que poco a poco vayas dejando de lado tus problemas de estrés y ansiedad. Son técnicas de concentración para estudiar que puedes repetir para que tus sesiones de estudios sean más efectivas y te ayuden en el proceso. Si las llevas a cabo a una misma hora cada día, mucho mejor.

También debes saber que no es recomendable que haya mucho ruido alrededor de tu centro de estudio, ya que, involuntariamente, este hecho distrae tu mente y la evade de lo que realmente es importante. Procura alejarte lo máximo posible del barullo, ya verás como tu concentración para estudiar lo agradecerá y te será más sencillo memorizar y retener datos.

Otra opción recomendable para relajarte antes del estudio es apretar los puños y extender las manos varias veces, así como inhalar profundamente expandiendo el estómago y soltando el aire lentamente por la boca. También es aconsejable girar la cabeza 180 grados y hacer ejercicios de estiramiento. Estas técnicas son ideales para realizar en un lugar acogedor y que inspire mucha calma. Este ejercicio te relajará tanto antes, como después del estudio y te ayudara a mejorar la concentración.

Ejercicios de relajación para mejorar la concentración para estudiar

Uno de los ejercicios de relajación más comunes consiste en tumbarse boca arriba sobre una superficie rígida que no sea ni muy dura ni muy cómoda. Las piernas deben estar un poco abiertas, los brazos extendidos a lo largo del cuerpo y los ojos cerrados sin apretar los párpados. A continuación, puedes ir recorriendo con la mente cada una de las partes de tu cuerpo para alejar la ansiedad y el estrés y lograr concentrarte.

Esta misma técnica de concentración la puedes realizar de la misma manera pero, en esta ocasión, imaginando situaciones placenteras y agradables. La intención de este ejercicio es acumular carga positiva para que la mente se relaje y pueda eliminar todo el estrés y la ansiedad que producen los estudios.

En ESERP queremos ofrecerte una educación superior a tu medida, una enseñanza enfocada a mejorar tus capacidades para destacar en el mercado laboral que te espera. Las técnicas de concentración para estudiar te ayudarán, sin duda, a afrontar todos esos momentos de estrés que se pueden llegar a sufrir durante el curso escolar. Te preparamos de la mejor manera para que adquieras todas las experiencias.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO


llámanos al
900 101 483

¿TIENES DUDAS O QUIERES VISITARNOS?
Contacta con nosotros

síguenos en