Cómo trabajar desde casa sin morir en el intento

Trabajar desde casa es una gran alternativa para aquellas personas que se sienten más cómodas en su propia casa que en una oficina. No obstante, trabajar desde tu propio hogar conlleva varios peligros. La productividad puede verse mermada por la tentación de levantarse más de lo habitual a la nevera o por dormir cinco minutitos más. Es por ello que debes tener en cuenta varios consejos para luchar contra la procrastinación en el trabajo.

La procrastinación conlleva al descenso de manera vertiginosa de la producción por un cúmulo de falta de energía y desmotivación. Por lo tanto, hay varios consejos y pasos a seguir para luchar contra este mal hábito que puede acabar con tu productividad y, por ende, con el ritmo de la empresa para la que trabajes.

Consejos para trabajar desde casa

Pese a que, para muchos, el teletrabajo puede ser la clave de la felicidad laboral, trabajar desde casa puede sumergirte en la más profunda de las penas en caso de que no lleves una buena rutina para afrontar el día a día.

En primer lugar, es recomendable establecer una rutina para despertarte. Pese a que trabajar en casa te tienta a no quitarte el pijama en todo el día, darte una buena ducha o hacer un poco de ejercicio te vendrá genial para refrescar el cerebro y poder así producir mucho mejor.

Establece tu propio espacio de trabajo. Es aconsejable tener una habitación propia para poder así aumentar la productividad. Tu mente asociará ese despacho al trabajo, por lo que será como llegar a tu propia oficina. En caso de que no cuentes con un cuarto libre, trata de escoger un espacio aislado.

Fija un horario. No caigas en la tentación de ponerte a trabajar demasiado tarde por el hecho de querer dormir más, pero tampoco te conviertas en una persona pegada al ordenador. Debes crear un planning con un horario realista y que pueda ser llevado a cabo.

Evita la nevera a toda costa. Es recomendable desayunar algo, ya sea en el bar o en casa, y ponerse a trabajar. Establece también una hora del aperitivo a media mañana y aprovecha para comer fruta y alimentos con proteína bajos en calorías como la pechuga de pavo. Lo mejor para reponer energías y continuar con el trabajo.

Ten siempre a mano una botella de agua y un vaso sobre la mesa. En muchas ocasiones comemos por ansiedad pese a que no tengamos hambre. Por lo tanto, un vaso de agua te ayudará a que las ganas de ir a la nevera se diluyan.

Por último, te vendrá bien alejarte de cualquier tipo de distracción. Elude las redes sociales y mucho cuidado con libros, discos, revistas o la televisión. Trata de evitar caer en cualquiera de estas tentaciones porque pueden ser tu perdición.

Y si aun así ves que no funciona tu ritmo de trabajo, te recomendamos alquilar un espacio de coworking y trabajar de manera más eficaz.

Si necesitas más información o ayuda sobre cómo gestionar tu espacio y tu tiempo laboral, en ESERP estaremos encantados de ayudarte y de construir un futuro juntos.

Además, hemos publicado en este artículo algunas claves para mantener la motivación personal que te pueden ayudar en tu desarrollo profesional.

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO


llámanos al
900 101 483

¿TIENES DUDAS O QUIERES VISITARNOS?
Contacta con nosotros

síguenos en