¿Qué es el Marketing de contenidos?

Crear y publicar contenidos relevantes y útiles para nuestro público objetivo. Interesante, ¿verdad? Se llama Marketing de contenidos y vamos a explicarte en qué consiste.

Pongámonos en la situación de que acabas de abrir un nuevo negocio: llevas meses de trabajo, planificación, proveedores, toma de decisiones… Lo tienes todo atado, pero descubres que hay algo en lo que tal vez no habías pensado: ¿cómo vas a conectar con tu público objetivo? ¿Cómo vas a despertar en él esa necesidad que solo tú y tu negocio podéis satisfacer? ¡Que no cunda el pánico! El Marketing de contenidos puede ser tu solución y aquí estamos para desvelarte de qué se trata.

Aunque a algunos nos parezca que fue ayer, ya han pasado dos décadas desde que Joe Pulizzi diese forma al concepto ‘Marketing de contenidos’ como la técnica basada en “la creación y distribución de contenidos relevante y valioso”, con lo que “atraer, adquirir y llamar la atención de un público objetivo bien definido”, con el fin último de “impulsarles a ser futuros clientes”.

En resumidas cuentas: este escritor, conferenciante y gurú del marketing nos ponía en la búsqueda de aquellas temáticas y contenidos, de interés para nuestro buyer persona que nos permitan establecer un puente con él, crear un contacto mediante el cual y al contrario que en el marketing tradicional, hablemos con él en vez de hablar para él.

Han pasado dos décadas y las palabras de Pulizzi son tan válidas hoy, como lo eran allá por el año 2000. Es más, el Marketing de contenidos sigue siendo en la actualidad una de las principales tendencias del marketing digital. Lógicamente, en estos años el content marketing también ha evolucionado, puesto que también lo ha hecho nuestro público objetivo, sus necesidades, intereses y vicisitudes.

Ventajas del Marketing de Contenidos

Marketing de contenidos: ventajas y retos

Volvamos a nuestro hipotético negocio de reciente creación: hemos visto que a través de trabajar el Marketing de contenidos podemos establecer ese nexo con nuestro público objetivo; un público al que tenemos perfectamente definido y perfilado, del que conocemos sus necesidades y cómo podemos darles respuesta. Pues bien, antes de dar un paso más, habremos de saber cuáles son las ventajas que vamos a obtener pero, como todo en esta vida, también tendremos que ser conscientes de los retos a los que habremos de enfrentarnos.

Con el buyer persona definido y decididos los distintos formatos que usaremos para transmitirle los conocimientos deseados (infografías, podcast, artículos en blogs, webinars, etc.), llega el momento de planificar. Porque, como dice el refrán anglosajón, “el diablo está en los detalles” y si no queremos que el éxito de nuestro negocio dependa de las veleidades del azar, tendremos que ser minuciosos hasta el extremo. Y la mejor forma de serlo, de saber qué vamos a hacer, cuándo, cómo, en qué formato, con qué objetivo y por qué; e por medio de un calendario editorial.

Porque el Marketing de contenidos de nuestro negocio imaginario (o no) no termina con una publicación en redes sociales o un artículo de un blog, como este que estás leyendo. Los touchopints con nuestro cliente son un abanico tan amplio como lo sean nuestras ganas de innovar y de buscar caminos que nos permitan ofrecerles contenidos de utilidad. Ebooks, presentaciones, vídeo-tutoriales, infografías, TikTok, ClubHouse… las opciones casi son infinitas.

Evidentemente, este desarrollo, creación y difusión de contenidos relevantes para nuestro público nos proporcionará una serie de ventas como el incremento de la visibilidad y mejora de nuestra imagen de marca, un mejor posicionamiento en buscadores (recuerda: el Marketing de contenidos y un SEO bien trabajado han de ir la mano, sí o sí) y una relación de cercanía para con nuestros clientes potenciales de la que ambas partes obtendremos aprendizajes y beneficios.

Aun así y aunque los beneficios de un buen Marketing de contenidos hagan que el esfuerzo merezca la pena, no debemos obviar la existencia de unos retos a los que nosotros y nuestro negocio tendremos que plantar cara.

Estrategias de marketing de contenidos

Claves en una estrategia de Marketing de contenidos

A la hora de ponerse manos a la obra, no podemos dejar de lado lo siguiente:

  • Cantidad: hemos de contar con la capacidad suficiente como para poder producir suficiente contenido. La constancia es un valor y de nada sirve contar con el mejor canal de YouTube, si no tenemos los medios, conocimientos, disponibilidad y ganas de generar vídeos de calidad, que respondan a las necesidades de nuestro público objetivo.
  • Calidad: podemos producir contenidos como si de una churrería se tratase, pero no podemos olvidar que la clave del éxito de nuestra estrategia de Marketing de contenidos radica en que produzcamos buen contenido. No caigamos en la trampa fácil del clickbait ni generemos en nuestro buyer persona expectativas que no podamos satisfacer. Podríamos pasar de poder generar un cliente potencial o -quien sabe- tal vez un brand lover, a generarnos un problema reputacional que podría dañar gravemente a nuestra marca.
  • Variedad: al igual que los medios y formatos con los que conectar con nuestro público objetivo son diversos, también lo son sus intereses, gustos y su propia forma de consumir contenidos. No podemos centrarnos únicamente en un tipo de contenidos porque, de ese modo, no solo llegaremos a un único tipo de usuarios, sino que terminaremos corriendo el riesgo de causarles agotamiento.
  • Presupuesto: crear vínculos con nuestros clientes potenciales, solucionar problemas, mejorar nuestra visibilidad y posicionamiento e incluso terminar generando y aumentando las ventas no es gratis. No lo es en lo económico y no lo es en lo que a tiempo y otros tipos de esfuerzo se refiere. ¿Merece la pena? Rotundamente sí, pero ese es un descubrimiento que os dejamos a vosotros.

Ejemplos de Marketing de contenidos

Si estás leyendo estas líneas, tal vez no debería ser necesario que te diésemos ejemplos de Marketing de contenidos, ya que estás leyendo uno de los artículos de ESERP. Aun así, siempre hay casos en los que fijarse, ya sea para tenerlos como inspiración o como ejemplo de buenas (o malas) prácticas.

  • Netflix: Podcasts, real time en redes sociales, e-mail marketing, publicidad exterior que aúna su oferta con la más rabiosa actualidad… ¿Queda alguien que no conozca a los líderes de la revolución en el consumo de series y películas?
  • Goiko: Nacidos como una pequeña hamburguesería en la madrileña calle de María de Molina, la marca anteriormente conocida como Goiko Grill cuenta ahora con presencia en casi toda España, han dado el salto internacional y tienen el apoyo de importantes inversores. Todo ello tras convertirse en los abanderaros del #FoodPorn en nuestro país, redefinir la forma y el cómo generar apetitosidad en su público objetivo a través de redes sociales, asociarse a marcas incipientes mediante colaboraciones beneficiosas para las dos partes y no solo en lo económico… La lista de wins es larga.
  • Nike: Entrenamientos, rutinas de ejercicios, consejos para mejorar los resultados y la efectividad de tus entrenos, vídeos motivacionales y pedagógicos o la ayuda de profesionales expertos en preparación física. Todo esto tiene un nombre y se llama Nike Training Club.

Si, llegados a este punto, hemos conseguido despejar en cierto modo tus dudas acerca del Marketing de contenidos y despertar tu curiosidad, no olvides que en ESERP disponemos de la mejor oferta de Masters en Marketing & Innovación Digital. ¿A qué esperas para echarles un vistazo?

COMPARTE ESTE ARTÍCULO


llámanos al
900 101 483

O escríbenos aquí

síguenos en