Qué es un CRM, para qué sirve y cómo funciona

Para que un negocio funcione, es necesario contar con una herramienta que ayude a gestionar todos los datos de sus clientes de forma precisa. A continuación, te desvelamos qué es un CRM y para qué sirve. 

¿Qué es un CRM?

Seguro que en algún momento te has preguntado qué es un CRM y cómo funciona. A medida que una empresa crece, interactúa con una mayor cantidad de clientes y potenciales clientes. Lo hace en mayor o menor medida según el tamaño de la compañía, pero cada día se producen múltiples contactos por distintos medios.  ¿Cuál es el problema? Que muchas veces esto genera compartimentos estancos que entorpecen la comunicación.

Para solucionar esta encrucijada, está el CRM (Customer Relationship Management por sus siglas en inglés). Dicha herramienta centraliza las bases de datos que tiene la empresa sobre sus clientes (tanto datos personales como de compra). La idea es poder tratar los datos, ordenándolos mediante los filtros que interesen, para tener un control total de la información. Es fundamental para mantener una relación fluida con los clientes, optimizar la organización de la empresa, generar oportunidades de negocio y lanzar campañas de Marketing.

Para qué sirve un CRM en una empresa

Todas las áreas de la empresa pueden beneficiarse del CRM en su día a día. En el departamento de Ventas, es ideal para analizar el funnel de conversión e identificar los puntos de fuga. En Marketing, vale para potenciar la generación de demanda del producto y organizar los leads. Desde Atención al Cliente, sirve para dar un servicio óptimo, preparando a la empresa para resolver posibles problemas al instante. A continuación, desgranaremos las ventajas y para qué sirve un CRM:

  • Centralizar la data: como hemos adelantado, es ideal para recopilar en un único lugar toda la información que tenemos de nuestros clientes. Esto ayudará a automatizar los procesos de trabajo y lograr una mayor productividad.
  • Personalizar la comunicación: si tratamos los datos de forma adecuada, podremos llevar a cabo campañas adaptadas específicamente al cliente. Esto aumentará la fidelización, mediante una orientación de la estrategia.
  • Potenciar la conversión: los dos puntos anteriores llevan, irremediablemente, a un incremento de las ventas. El CRM es un aliado fundamental para los comerciales de la empresa, ya que les ayuda a conocer las necesidades de cada potencial cliente.

Qué tipos de CRM existen y ejemplos

Dependiendo del sector en el que se englobe la empresa, y el objetivo marcado, podremos escoger entre diferentes tipos de CRM. Todas las plataformas aquí recogidas cumplen con los tres puntos, pero centran más su servicio en uno de ellos. Una opción potente y gratuita, que sirve para quienes están empezando, es HubSpot.

  • CRM Colaborativo: su punto fuerte es la interacción con los clientes, mediante la comunicación multicanal, estableciendo un vínculo con ellos y estrechando los lazos para fidelizarlos. Algunos ejemplos son SugarCRM o Salesforce.
  • CRM Operativo: se centra en automatizar procesos, tanto de forma externa (cliente) como interna (empresa). Así se garantiza una correcta gestión de los recursos, aumentando la productividad. Algunos ejemplos son Zoho o Nelis.
  • CRM Analítico: su principal función es examinar toda la información de las bases de datos, para ofrecer soluciones comerciales adaptadas a las necesidades del cliente y generar negocio. Algunos ejemplos son noCRM o Pipedrive.

Ahora que ya sabes qué es un CRM y para qué sirve, seguro que te has convencido de la necesidad de contar con uno en prácticamente cualquier empresa. Si deseas aumentar tu expertise en esta cuestión, te recomendamos echar un ojo a los Masters en Marketing & Innovación Digital de ESERP.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO


llámanos al
900 101 483

O escríbenos aquí

síguenos en