Sostenibilidad en las empresas

Las empresas sostenibles son el futuro. Te explicamos en qué consiste la sostenibilidad empresarial y te desvelamos tres estrategias de sostenibilidad de una empresa.

Sostenibilidad en las empresas

Durante las últimas décadas se ha puesto de manifiesto que necesitamos un nuevo modelo económico que garantice un equilibrio más justo a nivel social y que tenga un impacto limitado sobre el medioambiente. Con la vista puesta en ese objetivo, la sostenibilidad empresarial se está convirtiendo en una prioridad en muchos planes de negocio de pequeñas y grandes empresas.

¿Qué es la sostenibilidad empresarial?

La definición de sostenibilidad empresarial hace referencia a aquellas empresas que crean valor económico, social y medioambiental a medio y largo plazo para contribuir al bienestar de las comunidades donde operan y de las generaciones futuras. Las empresas con un desarrollo sostenible no buscan exclusivamente la rentabilidad, sino que también se preocupan por proteger el medioambiente y realizar un reparto más equitativo de los recursos y las ganancias.

En un mercado donde los consumidores valoran cada vez más las prácticas y el compromiso de las marcas, las empresas con un desarrollo sostenible tienen una ventaja competitiva. Contar con una estrategia de sostenibilidad en la empresa también mejora la imagen de marca, atrae a más inversores  a la larga aumenta la productividad ya que genera un mayor compromiso de los empleados y reduce los costos con medidas de ahorro y reutilización.

3 Estrategias de sostenibilidad de una empresa y ejemplos

  1. Aplicar la economía circular. Este modelo de desarrollo propone reducir la entrada de componentes y reutilizar los que ya se encuentran en el mercado para consumir menos recursos naturales y producir menos residuos. Es precisamente lo que ha hecho Everlane, la marca de moda que ha lanzado ReNew, una línea de ropa realizada con plástico reciclado.
  2. Utilizar fuentes de energía renovable. Además de ahorrar los recursos energéticos, las empresas sostenibles del futuro deben obtener su energía de fuentes renovables. Lego, por ejemplo, no solo está reduciendo el embalaje de sus juguetes, sino que también se ha propuesto trabajar con energía 100 % renovable y espera alcanzar la neutralidad de carbono en 2022.
  3. Apostar por el comercio justo. Una empresa sostenible también se preocupa por el crecimiento y el bienestar de las comunidades donde opera, ya sea pagando salarios justos o mejorando directamente sus condiciones de vida. Starbucks, por ejemplo, se comprometió a abastecerse de café de manera ética y transparente en 2008 y en la actualidad todo su café proviene del comercio justo, una práctica acreditada por terceros.

¿Quieres seguir profundizando en el mundo de la dirección? Con nuestros programas podrás formarte para dirigir todo tipo de empresas:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO


llámanos al
900 101 483

O escríbenos aquí

síguenos en