Cultura empresarial

La cultura empresarial es un elemento clave para la motivación y productividad laboral. Descubre los 5 elementos que componen la cultura corporativa y ejemplos de empresas líderes en sus sectores.

Cultura empresarial

La cultura empresarial impregna el funcionamiento de las empresas. Se estima que entre el 20 y 30 % del rendimiento empresarial depende directamente de la cultura corporativa, según Harvard Business Review, además de desempeñar un papel protagónico en la estrategia de marca, tanto de cara al público como para atraer y retener al talento.

¿Qué es la cultura corporativa de una empresa?

El concepto de cultura empresarial hace referencia a las normas, valores, formas de hacer y pensar, ya sean implícitas o explícitas, que están presentes en el día a día de la organización e influyen en todos sus niveles, desde el estilo de dirección hasta la imagen que proyecta la empresa y la satisfacción de sus trabajadores.

La cultura organizativa de una empresa incluye tanto los códigos de comportamiento, normas, protocolos, procedimientos y políticas determinados a nivel organizacional como las actitudes, tradiciones, valores y patrones relacionales que se han ido creando a lo largo del tiempo y conforman el ADN de la compañía.

equipos de trabajo en una empresa

Los 5 elementos que componen la cultura empresarial

1. Visión

La visión marca el rumbo de la empresa, por lo que es un pilar angular de la cultura corporativa. No solo orienta las decisiones de los directivos, sino que inspira a los empleados para avanzar en el cumplimiento de los objetivos. La cultura empresarial de Apple, por ejemplo, está completamente permeada por su visión, que busca motivar a los trabajadores para que se superen e innoven constantemente.

2. Valores

Los valores compartidos son las bases de la cultura empresarial ya que ofrecen un conjunto de normas de comportamiento y moldean la mentalidad de todos los trabajadores. La cultura corporativa de El Corte Inglés, por ejemplo, ha convertido la garantía y el servicio al cliente en uno de sus valores principales, el cual se aprecia en el trato individualizado que brindan sus empleados.

3. Estructura organizacional

La estructura organizacional impacta profundamente en la cultura empresarial. Las estructuras demasiado rígidas con muchos niveles de mando suelen tener normas y procedimientos que limitan las interacciones, mientras que las estructuras más planas son más flexibles y facilitan la comunicación. La cultura empresarial de Nike, por ejemplo, está permeada por una estructura bastante plana que da libertad a las subdivisiones regionales, lo cual minimiza la burocracia y el tiempo de implementación de nuevas ideas.

4. Talento humano

La cultura corporativa de una empresa es compartida y construida por sus trabajadores. Por eso las empresas ya no buscan únicamente talento, sino que quieren a profesionales que compartan sus valores y visión. La cultura empresarial de Zara es un buen ejemplo ya que apuesta por el desarrollo de sus empleados dándoles oportunidades de formación e implicándolos en sus mecanismos de promoción interna.

5. Prácticas empresariales

Las prácticas que promueve la empresa en el día a día son esenciales para cristalizar la cultura corporativa. TOMS es uno de los mejores ejemplos de la ética empresarial ya que no solo se califica como una empresa solidaria sino que, efectivamente, realiza diferentes proyectos de responsabilidad social que mejoran la vida de muchísimas personas.

Si te interesa seguir profundizando en la cultura empresarial, en nuestro Máster en Dirección de Recursos Humanos podrás encontrar un módulo completamente dedicado a la identidad y la cultura corporativa.

Consulta nuestros programas:

• Máster en Dirección de Recursos Humanos – RSC en Madrid
• Máster en Dirección de Recursos Humanos y Gestión de Personal en Mallorca
• Máster en Dirección de Recursos Humanos y Gestión de Personal en Barcelona

COMPARTE ESTE ARTÍCULO


llámanos al
900 101 483

¿TIENES DUDAS O QUIERES VISITARNOS?
Contacta con nosotros

síguenos en