Inteligencia Emocional en el Trabajo

La Inteligencia Emocional es un indicador fiable para predecir el éxito profesional. Descubre las 5 claves para desarrollar la Inteligencia Emocional en el trabajo y llegar más lejos en tu carrera.

La Inteligencia Emocional no solo protege nuestra salud mental y mejora nuestro bienestar, sino que también es uno de los predictores más fiables del éxito laboral. Un estudio desarrollado en la Escuela Superior de las Ciencias Económicas y Comerciales de París reveló que la Inteligencia Emocional “ayuda a las personas a desarrollar el capital social necesario para tener éxito en sus carreras” y predice los salarios que ganarán una década después de haber entrado al mercado laboral. Por eso, invertir en educación emocional es invertir en tu futuro profesional.

claves de la Inteligencia Emocional

Las claves de la Inteligencia Emocional

  • Autoconciencia emocional: Es la capacidad para identificar las diferentes emociones y sentimientos que experimentamos, así como comprender las causas que los originan. En el entorno laboral, por ejemplo, somos conscientes emocionalmente cuando reconocemos los primeros signos de estrés e identificamos los factores desencadenantes.
  • Autorregulación emocional: La Inteligencia Emocional no implica únicamente reconocer nuestras emociones y sentimientos, sino ser capaces de gestionarlos de manera adecuada y asertiva, canalizándolos de una forma más productiva y positiva. No perder la paciencia cuando un empleado comete un error sino aprovechar esa oportunidad para ayudarle a crecer profesionalmente es un ejemplo de Inteligencia Emocional en el trabajo.
  • Automotivación: Es la capacidad para encontrar fuerza y motivos para seguir adelante y cumplir nuestros objetivos a pesar de los obstáculos, dificultades o fracasos. Este componente de la Inteligencia Emocional en la empresa también implica mantener una actitud positiva cuando las cosas van mal, como cuando un proyecto se retrasa, surgen imprevistos o una idea de negocio no es tan rentable como se esperaba.
  • Empatía: La Inteligencia Emocional no se limita a reconocer y comprender las emociones propias, sino también las ajenas. Es ser capaces de ponerse en el lugar del otro y sintonizar con sus necesidades y sentimientos, competencias esenciales para liderar equipos de trabajo y gestionar conflictos con eficacia.
  • Habilidades sociales: Las habilidades sociales son un aspecto clave de la Inteligencia Emocional en el trabajo pues permiten llegar a acuerdos ventajosos para ambas partes. Si conocemos y tenemos en cuenta tanto nuestras necesidades como las de los demás, podremos inspirar, persuadir y solucionar conflictos de manera respetuosa y asertiva, de manera que contribuyamos positivamente al clima laboral y a la consecución de los objetivos empresariales.

En ESERP somos conscientes de la importancia de la educación emocional, por eso en programas como el Máster en Dirección de Recursos Humanos o el Máster en Dirección General ofrecemos esta formación, con ella podrás aprender habilidades directivas, de liderazgo y motivación, las cuales te ayudarán a emprender con éxito y/o convertirte en un buen líder dentro de tu empresa.

Te presentamos nuestros másters relacionados a la inteligencia emocional:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO


llámanos al
900 101 483

¿TIENES DUDAS O QUIERES VISITARNOS?
Contacta con nosotros

síguenos en